¿Tu vivienda ya cuenta con un certificado de eficiencia energética?

De acuerdo al Real Decreto 235/2013 aprobado el pasado 5 de abril, es obligatorio que todas las viviendas en venta o alquiler cuenten con un certificado de eficiencia energética.


Esta normativa está vigente desde el pasado 1 de Junio y obliga a los propietarios de las viviendas que se quieran vender o alquilar a contar con este certificado que determina, objetivamente, las características energéticas de un edificio o de parte del mismo. El objetivo del certificado de eficiencia energética es dotar de más información al inquilino o comprador para que la valore y la compare para la toma de decisiones como un factor añadido.


El grado de eficiencia energética de un edificio se calcula midiendo la energía que se ha consumido en condiciones normales, teniendo en cuenta servicios habituales como la refrigeración y calefacción, el agua caliente, la ventilación y la iluminación. Los edificios con un menos emisiones obtienen la calificación A (más eficiente energéticamente) mientras que los que necesitan más energía y emiten más CO2, obtienen la G (menos eficiente).


En general, todos los inmuebles que se vayan a alquilar o vender después del 1 de junio, están obligados a disponer ya de este certificado. Los edificios que se han alquilado o vendido anteriormente quedan excluidos, pudiendo solicitar el certificado voluntariamente para disponer de esta información.


La norma contempla algunas excepciones que no es necesario que cuenten con el certificado, como los edificios que se alquilan por menos de 4 meses al año, edificios y monumentos protegidos, lugares de culto o construcciones provisionales.


El certificado debe entregarse al comprador o inquilino antes de que se realice la venta o el alquiler del inmueble, para poner en conocimiento de los futuros propietarios/habitantes el grado de eficiencia del edificio.
Para solicitar el certificado, hay que acudir a arquitectos o ingenieros cualificados. Una vez obtengamos la etiqueta energética del edificio, ésta tendrá una validez de 10 años, transcurridos los cuales deberá volverse a renovar siguiendo el mismo procedimiento.


En el caso de no contar con el certificado de eficiencia energética en las operaciones de compra y alquiler posteriores al 1 de junio, los propietarios pueden ser sancionados con multas que oscilan entre los 300 € para infracciones leves, hasta los 6000 para infracciones de gravedad.

gms-arquitectura_1_certificado-de-eficiencia-energetica.jpg

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

  • No hay comentarios recientes
Cerrar