Controla tu dieta llevando tupper al trabajo

El elevado ritmo de trabajo y el estrés a que estamos sometidos muchos empleados puede provocarnos algunos desórdenes alimenticios que debemos cuidar y procurar reencauzar para que nuestra salud no se resienta a largo plazo.

La comida es uno de los aspectos más delicados en lo que a la salud del día a día laboral se refiere. Junto con el correcto consumo de agua (ya sea embotellada o en fuentes de agua) y la realización de actividad física conforman los tres pilares que toda persona debería tener muy presente a la hora de valorar su calidad de vida.

El estrés o las prolongadas horas de trabajo pueden provocar que lleguemos a casa agotados y con las energías justas para hacernos la cena y poco más. ¿De dónde sacamos la energía para estar por los niños, realizar las tareas de mantenimiento y limpieza del hogar y además desconectar con alguno de nuestros hobbies o pasatiempos?

Es complicado llegar a todo y bastante haremos si lo conseguimos. Entonces, ¿cuándo nos preparamos el tupper del día siguiente?”

Este es el problema que se encuentra mucha gente, que renuncia a prepararse ella misma la comida diariamente porque le faltan horas y energía para poder dedicarle el tiempo necesario.

Así pues, es este perfil de empleado falto de tiempo o que tal vez no le da al control sobre su dieta la importancia y relevancia que en verdad tiene, el que acaba por comer habitualmente un menú del día o, en el peor de los casos, un bocadillo o sándwich con el que ya tira adelante.

El problema de comer a menudo de menú es que no controlamos en muchas ocasiones la cantidad de aceite o grasas que intervienen en el proceso de elaboración”

Es cierto que podemos medir las calorías que ingerimos pidiéndonos algo más light, pero la forma de cocinar todo ello es algo en lo que ya no podemos entrar y que suele sumar calorías al proceso.

Por otra parte, un sándwich o bocadillo no es un alimento completo, y mucho menos si se convierte en rutina. Pese a que pueda llevar pollo o ensalada y demás, tendrá unas carencias proteínicas y vitamínicas que difícilmente podremos compensar. Además, habitualmente tienen varias salsas o añadidos que distorsionan el equilibrio que podamos intentar llevar con nuestra dieta.

Es por todo ello que llevar un tupper a la oficina y rellenar un botellín de alguna de las fuentes de agua que pueda haber en el trabajo resulta la opción más saludable por la que decantarnos.

Finalmente, entrando en el aspecto de la hidratación, tampoco sería saludable olvidarse de beber agua de forma habitual en las horas de trabajo. Muchas empresas disponen de fuentes de agua para los trabajadores de forma gratuita por lo que no será una excusa nunca el aspecto económico. Incluso en el caso de que la empresa no ponga a disposición de sus trabajadores fuentes de agua o botellas de agua de forma gratuita, habrá que buscar una alternativa para que nuestra salud no se vea resentida por ello.

G2J_AguaEden_FuentesDeAgua_Febrero2014.jpg

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

  • No hay comentarios recientes
Cerrar