Cambia un interruptor sin miedo

El día a día provoca un desgaste irremediable y progresivo de todos los elementos que forman nuestro hogar: aparatos, electrodomésticos, mobiliario, decoración, pintura, luces… y también los interruptores y enchufes, aunque estos nos dé un poco más de miedo reconocerlo.

A todos nos ha pasado alguna vez que afrontar cualquier modificación o reparación que implique entrar en contacto con el cableado eléctrico nos da cierta impresión e inquietud.

La realidad es que no debemos temer, pues cambiar un interruptor es una tarea simple y al alcance de cualquiera de nosotros, tan solo hace falta perder ese miedo inicial y aplicar algunos consejos prácticos”

Si ya tenéis experiencia y buscáis recursos más avanzados donde detallen aspectos relacionados con el cruzamiento o los conmutadores os dejo esta pequeña ayuda sobre cómo cambiar un interruptor paso a paso.

Una primera y evidente recomendación para cambiar un interruptor es desconectar la corriente de esa habitación para no correr ningún riesgo mientras manipulamos el interruptor.

Si no tenéis claro cómo desconectar la corriente de la habitación donde vais a cambiar los interruptores podéis optar por desconectar la corriente de toda la casa”

Ahora bien, como cualquier caída de corriente prolongada, tened en cuenta siempre detalles como los productos que tenéis congelados o en la nevera, no vaya a ser que luego os llevéis una sorpresa si el procedimiento se os complica u os llama alguien a medias y os despistáis.

Una vez desconectada la corriente ya podéis operar tranquilamente sobre el interruptor. Tened presente que existen diferentes modelos y comportamientos para regular la luz por fases o por intensidad, por lo que podría ser interesante valorarlo antes de decidir qué tipo de cambio queremos hacer y cómo deseamos que quede la instalación.

El primer paso para cambiar el interruptor es extraer el actual, el cual suele ir atornillado por alguno de sus extremos o bien encajado a presión, en función del modelo que tengamos instalado. Una vez desacoplado el marco podremos operar sobre el interruptor y el cableado para lo que deberemos seguir una pequeña guía para tener claro cómo reconectar nuestro nuevo interruptor.

Para los sistemas que requieren que pelemos los cables (pues ya hay algunos interruptores que los pelan solos como parte del aparato a la hora de acoplarlos) debemos comprobar que no hayan quedado hilos mal trenzados y que puedan provocar una mala conexión posterior.

Una vez acabado el proceso es momento de recuperar la corriente de la habitación y probar que todo ha quedado correctamente conectado. Si hay luz, habremos completado el proceso con éxito. Si no funcionara volveremos a desconectar la corriente (no nos olvidemos nunca) y volver a observar si hay algún cable flojo o conectado indebidamente.

Cambiar un interruptor es un proceso mucho más simple del que a menudo pensamos, y las posibilidades y utilidades son muchas y variadas. Lo más importante es tener presente qué queremos antes de empezar a modificar nada, e idear el modelo de iluminación que queremos para esa estancia. Y tampoco olvidemos el diseño, pues hoy en día hay interruptores de todo tipo de materiales, colores y formas de personalización, así que la decisión vuelve a ser vuestra y basada en la creatividad y diseño que tengáis en mente.

¿Queréis saber todavía más para estar más seguros? Tal vez os sirva una de las guías que utilicé yo la primera vez que cambié los interruptores del lavabo.

Lo más importante es imaginar lo que queremos y luego llevarlo a la práctica, así visualizaremos desde el primer momento el proceso global y realimentará nuestra ilusión si en algún punto se nos complica el procedimiento. ¡Ánimo!


G2J_Simon_CambiarInterruptor_Febrero2014.jpg

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

  • No hay comentarios recientes
Cerrar